Buscar

Charo Bernal Celestino

Poesía y novela: La necesidad de verterme en el papel

AUDIO POEMA: FINITUD

Mi primera vez

 

(Sí, tranquila mamá, voy a ser muy elegante contándolo, pero ya te he dicho que hay que escribir de todo)

Soñé con que llegase el momento. Estaba dispuesta, llevaba meses preparándome. Sin embargo, era mi primera vez y… estaba tan nerviosa. No quería pensar en nada ni en nadie más que no fueses tú. 
Aquella tarde, mientras paseaba, no hacía otra cosa que pensar en cómo se desarrollaría todo. ¿Estaría a la altura de las circunstancias?
Había preparado la ropa. Elegí, con esmero, las prendas más delicadas. Me duché, perfumé y me fui al lugar donde habíamos previsto nuestro encuentro.
Te estuve esperando impaciente. Aquel tiempo se dilataba y mi sufrimiento crecía. ¿Y si no podías venir? Creo que cuando hay tanto amor, no existe el orgullo ni la flaqueza, por eso, decidí que esperaría el tiempo que necesitases. Al fin, comprendía que también era tu primera vez y que sentirías el mismo miedo que estaba sintiendo yo. No obstante, mi miedo era rebasado por la urgencia de facilitar y tranquilizar nuestro encuentro.
Invertimos horas de paciencia y amor, hasta que, por primera vez, mis piernas se abrieron para ti, mis músculos se tensaron, mi espalda se arqueó. Gemí con pasión y te desee como no había deseado nada en este mundo.
Eran las 15:05 cuando cruzamos nuestras miradas después de aquel combate de amor. El azul oceánico de tus ojos alumbraba aquella habitación y el olor a piel recién estrenada perfumaba el aire. El resto, se nubló, desapareció.
Desde entonces, amo las calles que pisas, los indescifrables whatsapps que me envías mientras caminas, tu olor, los abrazos que no terminan, esa risa de celofán transparente, tu fortaleza, tu tesón… Y esas manos, que no son manos, que son dos puñados de margaritas.
Era un 13 de noviembre. Hace 23 años de aquel maravilloso encuentro carnal y de amor. La primera vez que fui madre y la primera vez que te vi.
Dedicado a mi hija, Diana Basber, en su cumpleaños. Felicidades, mi vida. Estoy muy orgullosa de la mujer que eres. Te amo con toda mi alma.

(Bueno, mamá, ves como no ha sido para tanto.)

 rosasDiana

AUDIO POEMA: CÓMO OLVIDAR

Se dona un corazón



Se dona un corazón.

Ruego que pasen a recogerlo

antes del gélido enero.

Soy equilibrista en la punta de  

un alfiler, que apenas siento.

He aprendido a caminar por las 

juntas, de unas minúsculas

baldosas,

con los ojos cerrados.

Y bebo sorbos de anestesia,

cinco de los siete días.

Confieso que espío la rendija de 

la puerta porque,

a veces, entra un tímido hilo de

luz que me calienta.

Llévense el último pulso de mí,

arránquenmelo sin cautela.

No quiero el corazón,

me pesa, se hunde.

Está lleno de versos y pena.

Prefiero besarte descalza

Feliz domingo.

Va llegando el frío, sin embargo…
PREFIERO BESARTE DESCALZA
Prefiero besarte descalza,

es la toma de tierra

para evitar la tremenda descarga

que supone rozar nuestras lenguas.

Sí, riete con ganas, pero

necesito frenar con los pies

para quedarme justo al borde

de ese maravilloso precipicio,

porque me encanta, cuando decidimos arrojarnos

como dos aves, con alas densas,

dilatando la caída,

adivinando en nuestras pupilas

el tiempo y el recorrido

que precisamos hasta desesperarnos.

Tu y yo amamos más el viaje

que el destino.

Undécimo

Llegas

undécimo, casi al final,

pintando el postigo con ocres,

sacudiendo la libreta 

de capítulos deshidratados.

La melancolía coquetea

en los cristales,

y yo…

busco una luz que matice

esta jauría de sentimientos,

unas manos que abarquen

este denso equipaje,

una piel que se contagie

de esta fiebre insoportable.

Sube a mis labios

un verso,

un tímido misterio,

un suicida que se arroja

para ver si lo tocan mis dedos.

SED Y AGUA

WhatsApp Image 2017-10-29 at 11.18.12

 

Fue, el calor, abismo.
Me entretejieron tus brazos:
Lazos fuertes, desenvueltos.
Fui dunas, arena candente,
flores, hiedra de misterios.
Fuimos fruta, dientes, pliegues,
humedad perversa, ojos ciegos.
Fueron las bocas osadas,
las reptantes lenguas,
la ávida insolencia,
los oídos perplejos.
Fuiste sed y agua.
Fui infierno y cielo.

Te escribo a la tierra (a Miguel Hernández)

 

 

Se acaba de celebrar el 32 encuentro de Poesía Española en Almagro, del 23 al 27 de octubre.

El viernes 27 de octubre había programado un recital poético-musical: Beso Soy Miguel Hernández. Días atrás, había leído que trataba sobre la correspondencia entre Miguel y Josefina, desde su noviazgo hasta su muerte. Además,  acompañados de piano y violín, dos de mis instrumentos favoritos.

Sabéis de mi amor por la poesía. El día 27  necesitaba beber de ella y Miguel es de mis preferidos. No había mejor plan para el viernes que asistir, y así lo hice.

La música; extraordinaria,  las voces de las actrices y su interpretación; magistral, el teatro municipal de Almagro y ese silencio del público; subyugante.

Creo que estaba especialmente sensible el viernes, fue por eso que, aquella carta de Miguel, recitada de manera tan conmovedora por una de las actrices, me llamaba a voces, aunque yo no fuese su destinataria. Así que hoy lo necesito. Voy a escribirte, Miguel:

TE ESCRIBO A LA TIERRA

Te escribo a la tierra,

a los huesos, Miguel,

al polvo

y a la esperanza,

que como un pájaro ciego

hizo su nido en tu boca.

Que no te has muerto, Miguel,

porque apretaste los versos,

entre los dientes,

con la fuerza de un fusil,

pero, desde los barrotes,

se escurrieron,

como jabón, por tus dedos.

Aún no se secó tu tinta, Miguel,

ni se han borrado tus cartas,

ni he dejado de volar

con mis torpes alas rotas.

Aún me duele tu elegía,

aún me escuece la cebolla,

aún quisiera ser azada,

para airearte la tierra

donde reposan tus sueños,

y poder llenar de flores,

cada minúsculo hueco.

Y devolverle a la tierra

lo que tú nos regalaste

cuando pisabas el suelo.

 

AUDIOPOEMA: TE HE GUARDADO

El poema que os dejo hoy, en audio, muchos de vosotros ya lo habréis leído, pero como me consta que ha sido de vuestro agrado, lo he querido grabar para que, esta vez, lo escuchéis, además de leerlo. El Concierto de Aranjuez, que suena como música de fondo, le encantaba a ella.

                Te he guardado lo escribí para Aniana, mi abuela materna, y para su casa del pueblo, la que guardo como un templo con sus pequeñas cosas; mi maravilloso universo atemporal, el que me inspiró como escenario para la novela Entre Celeste y Violeta.

Por ella; por su paz y este bendito recuerdo indeleble; por su hogar, ese pedazo de espacio que une mi presencia y su ausencia; y por vosotros, amigos que me leéis y animáis a seguir escribiendo.

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

El sabañon

Blog de Adrián Gastón Fares, director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús)

Desahogos

Des-ahogos im-presindibles

Mi vida antes y después de conocerlo...

Un poco de mi... lo que muy pocos saben y lo que casi nadie se imagina!!

darecadodemi

historietas con dibujos

Songs of my soul

Las palabras que rompen corazones y reparan almas. Las pesadillas más horribles ocurren con los ojos abiertos.

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

Adolfo Pascual Mendoza

literatura, relatos, opinión, mis novelas

Sin censura

De lo que pocos hablan

Empty Words

“La coherencia es el último refugio de los carentes de imaginación”.

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

noaladomesticacionguayaquil

Un espacio para elevar conciencias

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

El blog de Mae

Libros, bibliotecas y literatura

Poetas Nuevos

Una búsqueda de nuevas letras y poetas.

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: