Un manotazo esquivo, un arañazo, unas cuantas palabras encharcando mi herida en alcohol y te vas, sin saber el sabor a salitre que dejas en mis labios, deshidratados de llorar, con este llanto que ruge por dentro como un seco naufragio.

image