Espero que caigan monótonos guiones, como hilos.

Sueño que la nostalgia se deshilacha y me esconde en sus ramas decadentes.

Anhelo la soledad que da la espalda en el azul diario.

Busco volver a perder el rumbo establecido y viajar con la mágica brújula.

Necesito abrir el desván y vestirme, de nuevo, de enero,

evaporar las esencias escondidas, trasparentar los gestos de cada miembro,

deslizar la sigilosa pluma y despertar los renglones

para que bailen en la pista helada.