Un polvo cósmico nos separa,
nos nubla los ojos,
nos seca las manos.

Desde dos telescopios,
ajenos, nos miramos.
Desenfoca mi lente
el abismo.

Quemazón de estrellas,
dos agujeros negros,
dos cuerpos que perdieron el celeste.

La inconsistencia es una hebra,
de saliva, que tejieron
nuestras lenguas.