Buscar

Charo Bernal Celestino

Poesía y novela: La necesidad de verterme en el papel

Vestal

vestal

Adorarte como una vestal

a los pies de las columnas

de tu templo,

con la lámpara encendida

y la cera derretida entre mis dedos.

Conservar el fuego sagrado

sin velo,

sin castidad,

impúdicos, eternos.

Humo

Prendería el último verso,

si no fuera porque temo 

quemarme.

Arde la tinta en mí,

abrupta como un precipicio.

Mi rúbrica escribe un nombre

lanzando un dado con tus letras.

No es el azar ni el destino; es:

este amor con ligamentos a mis

huesos,

esta canción que repite tu 

estribillo,

este bocado de tu carne

que alimenta mi lujuria,

esta jaula que encierra tu

 perfume.

No hay fuego,

solo humo.

Páginas de luz

cropped-whatsapp-image-2.jpg

Tú marcabas cada página de luz,
como si me leyeses.
En realidad,
no hacías otra cosa
que escribirme.
Porque, para mí,
tu luz
es la tinta de mis días.

 

Me gusta

 

Me gusta cuando suenan mis tacones

y avanzo por un pasillo

provocando al silencio.

Me gustan los días de sombra,

debajo del paraguas,

y mirar todo bajo mi tímido palio.

Me sobran horas de sol

y me falta luna.

Me gusta dormir sin pasados,

despertando hipotéticos futuros.

Y me dirás que soy rara,

pero quiero un leve sufrimiento, justo,

una pizca de dolor

que me sirva de contraste,

para recibir tus ojos

como un baño de mieses,

y tu voz como un sorbo de calma.

 

La imagen puede contener: una o varias personas y calzado

La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano

Estaciones

(Imagen de Manuel Barragán)


 

Paso estaciones

como el que pasa páginas

con el dedo húmedo de saliva.

Veo de lejos aquel tren

que no se puso en marcha,

y crecen, en mí, dos railes.

Arrancar, caminar,

correr o volar,

con el humo encendido,

con la brasa en los labios.

El reloj es testigo silente,

un voyeur con las manos muy cortas.

Un coro de estrellas

A todos mis AMIGO/AS de MÉXICO y, en especial, dedicado a los niños que se fueron.
UN CORO DE ESTRELLAS
Mi insomnio tiene ojos de niños y música de mariachis.

Está la noche más turbia que nunca, sin embargo, hoy la poesía no se quiere sentar en mis rodillas. Me pide que os escriba una carta.
Queridos todos:
A vosotros, que habéis sido tan generosos conmigo, desde que me asomé, por aquí, con timidez, y colé mi poesía, poco a poco, en vuestras vidas.
A vosotros, que me llamáis Charito, y conseguís que me vuelva a sentir niña, y que leéis mis versos con un fervor tan  inmenso…
¿Y ahora qué puedo deciros? ¿Cómo calmar el dolor, la impotencia y el miedo?
Si pudiera alargar mis dedos y acariciar vuestras manos.
Si pudiera extender mis brazos y regalaros un abrazo, que os transmitiese el calor que siento como vuestra hermana.
Si pudiese volver a la vida a los que se han ido…
Eso me resulta imposible, claro. Y ahora, más que nunca, siento la impotencia de mis trazos. Estos que escribo con un dolor que es vuestro y es nuestro.
Sin embargo, no quiero pensar que no me sirven las letras.

Siento las palabras, y, algunas, acarician al leerlas y percibo la ternura del que escribe, y esa seda me consuela y me conmueve.

Otras veces, es la fuerza de las letras, como un latigazo dado al suelo,  la que dicta que levantes el coraje, que además de poner los puños aferrados a la rabia, tomes aire y sonrías, sobre todo para darles fuerza y esperanza a todos aquellos que se desaniman.
Creo en Dios, lo he sentido dándome aliento en mis peores momentos. Así que, permitidme que imagine que, con los niños que se fueron, ha organizado un coro de estrellas, para hacer más brillante el oscuro firmamento.
Mucha fuerza, no estáis solos.

Audiopoema EL CIELO

ElCielo

Haz click para escuchar el poema 

Luciérnaga

 

 

(Hay veces que tememos marcharnos y ver una luz blanca, cuando es peor quedarnos, pero sin luz)

 

Yo, que te bailé de puntillas

para no estropear la belleza

de nuestro silencio.

Yo, que me dediqué

a alimentar incendios

para apagar la tormenta

de glaciares que rodeaba

tu guarida.

Hoy; me rindo,

me he cansado de luchar

contra este insomnio

de costumbres empolvadas.

Grito una nota de silencio

en este pentagrama

al que ya le están temblando

sus cinco cuerdas.

Y te pierdes, sí,

en un vaho espeso

de una gruta congelada.

Ni siquiera alcanzo

a ver tus huellas,

porque ya no pisas; vuelas.

Y yo, aquí, despierta,

mirando mariposas

dentro de esta noche negra.

Al menos, mi amor,

conviértete en luciérnaga.

Luciérnaga

Barrios de Letras

Formo parte de Barrios de Letras. Lee en que consiste. Ya os iré avisando en qué establecimientos podéis encontrar mis libros dedicados. Es agradable sumar, al placer de estar tomando algo, el de la lectura de un libro que te prestan.

https://nuevodiario.es/movil/noticia/234/cultura/nace-@barriosdeletras.html

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

El sabañon

Blog de Adrián Gastón Fares, director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús)

Desahogos

Des-ahogos im-presindibles

Mi vida antes y después de conocerlo...

Un poco de mi... lo que muy pocos saben y lo que casi nadie se imagina!!

darecadodemi

historietas con dibujos

Songs of my soul

Las palabras que rompen corazones y reparan almas. Las pesadillas más horribles ocurren con los ojos abiertos.

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

Adolfo Pascual Mendoza

literatura, relatos, opinión, mis novelas

Sin censura

De lo que pocos hablan

Empty Words

“La coherencia es el último refugio de los carentes de imaginación”.

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

noaladomesticacionguayaquil

Un espacio para elevar conciencias

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

El blog de Mae

Libros, bibliotecas y literatura

Poetas Nuevos

Una búsqueda de nuevas letras y poetas.

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: