Buscar

Charo Bernal Celestino

Poesía y novela: La necesidad de verterme en el papel

Dos puntos alejados

 

No es que quiera,

con un clic de ratón,

arribar a tu puerto,

no aspiro a esa sencillez

en tu universo.

Me armo de lápiz de punta blanda

Y punteo dos lunares en un folio,

dos islas en un mapa,

alejadas por una bruma

de incertidumbres.

Me pertrecho de herramientas:

una regla que trace el camino directo

para unir esos puntos.

No obstante, tu islote

se desplaza por un océano inmenso

según ve que me acerco.

Un compás haciendo centro

directo en mi pecho.

Giro para encontrar

la equidistancia anhelada

y trazar un suave arco

que abarque tu tímido empeño.

No puedo más,

mis gélidos pies

se resbalan, en el hielo de esta pista,

trazando un zigzag

de desencuentros.

Tu mirada es de esfera callada.

Me siento en un borde

de la última esquina

de la desesperanza.

water-puddle-2975541_960_720

 

Guardo el dolor en cajones

 

 

Voy a guardar el dolor en cajones.
Necesito poner orden.
Ni colores ni tamaños.
Mi orden ha de ser:
abierto, entreabierto y cerrado.

Abierto
como estos ojos que aun esperan comprenderlo. Porque hay una fusta injusta lacerando mi costado.

Abierto
como mi boca en el andén del deseo. Porque, además de besar, te nombra
como un golpe de martillo,
como un rasgar de tijeras.

Abierto
como mis piernas entregadas al delirio.
Porque se desprenden de tu cuerpo y no son nada, vagan insomnes y extrañas.

Entreabierto.
Como la puerta en tu despedida. Porque la esperanza se abigarra al tiempo y al espacio.

Entreabierto.
Como mis dedos cuando se aferran a los tuyos y formamos un pelotón de soldados inquietos. Porque a ti y a mí nos gusta la guerra.

Entreabierto.
Como el libro que reposa en mis rodillas cuando vienes a mi encuentro. Porque sé que, si te acercas, comienza a contar el tiempo.

Cerrado.
Como un camino de abrojos sin salida. Porque, si te vas del todo, esta vida se termina.

Cerrado.
Como una pesada aldaba. Porque tu silencio es la más cruel navaja.

Cerrado.
Como una carta lacrada,
como los ojos de un ciego
o la arena sin la playa.

Porque, si ya no me amas,
me da igual que estén abiertos,
semicerrados, cerrados, sepultados o ardiendo en lava.
Porque no serán cajones
donde el dolor hará llagas,
serán los últimos disparos,
de un alma, a la más profunda nada.

cajon3cajon2cajon1

Soy de ciencias

¿Qué ocurre si, en lugar de restar, sumas?

Pero sumas de más.

Sí, ya estoy, de nuevo, con las matemáticas.

Curiosa paradoja: estudié ciencias,

sin embargo, me gustan más las letras.

Sigo sumando de más.
En mi abecedario

tengo una letra, más, escondida.

Aun así, solamente, veintiocho letras.

Debe ser que tumbo el ocho

y lo convierto en infinito,

de ese modo, me extiendo

y me derramo.

Mis letras fluyen 
por mi sistema circulatorio.

Hoy, creo que se me ha formado un trombo,

lo tengo a la altura de la garganta.

Supongo que el problema va a ser químico:

Las proporciones para equilibrar

esta difícil reacción,

donde, por más que intento ajustar la ecuación,

siempre me excedo.

Perdonadme que también tenga
el corazón grande

y largos mis dedos.

Invierno

Se lleva la maleta

y van mis dedos,

aferrados a un “no destino”,

al invisible bolsillo donde fui puerto.

Hay una fila de globos,

con los nudos apretados,

despidiéndolo.

El vaho de las gafas no me deja verlo.

Me duelen los labios.

No pronunciaré su nombre.

El silencio chilla como nunca,

araña las paredes aún calientes.

La puerta metálica de la despedida

enfría mis dedos. 

Ahora estoy segura;

se acerca el invierno.

Booktrailer de la novela: Entre Celeste y Violeta

AUDIO POEMA: MARIONETA

AUDIO POEMA: FINITUD

Mi primera vez

 

(Sí, tranquila mamá, voy a ser muy elegante contándolo, pero ya te he dicho que hay que escribir de todo)

Soñé con que llegase el momento. Estaba dispuesta, llevaba meses preparándome. Sin embargo, era mi primera vez y… estaba tan nerviosa. No quería pensar en nada ni en nadie más que no fueses tú. 
Aquella tarde, mientras paseaba, no hacía otra cosa que pensar en cómo se desarrollaría todo. ¿Estaría a la altura de las circunstancias?
Había preparado la ropa. Elegí, con esmero, las prendas más delicadas. Me duché, perfumé y me fui al lugar donde habíamos previsto nuestro encuentro.
Te estuve esperando impaciente. Aquel tiempo se dilataba y mi sufrimiento crecía. ¿Y si no podías venir? Creo que cuando hay tanto amor, no existe el orgullo ni la flaqueza, por eso, decidí que esperaría el tiempo que necesitases. Al fin, comprendía que también era tu primera vez y que sentirías el mismo miedo que estaba sintiendo yo. No obstante, mi miedo era rebasado por la urgencia de facilitar y tranquilizar nuestro encuentro.
Invertimos horas de paciencia y amor, hasta que, por primera vez, mis piernas se abrieron para ti, mis músculos se tensaron, mi espalda se arqueó. Gemí con pasión y te desee como no había deseado nada en este mundo.
Eran las 15:05 cuando cruzamos nuestras miradas después de aquel combate de amor. El azul oceánico de tus ojos alumbraba aquella habitación y el olor a piel recién estrenada perfumaba el aire. El resto, se nubló, desapareció.
Desde entonces, amo las calles que pisas, los indescifrables whatsapps que me envías mientras caminas, tu olor, los abrazos que no terminan, esa risa de celofán transparente, tu fortaleza, tu tesón… Y esas manos, que no son manos, que son dos puñados de margaritas.
Era un 13 de noviembre. Hace 23 años de aquel maravilloso encuentro carnal y de amor. La primera vez que fui madre y la primera vez que te vi.
Dedicado a mi hija, Diana Basber, en su cumpleaños. Felicidades, mi vida. Estoy muy orgullosa de la mujer que eres. Te amo con toda mi alma.

(Bueno, mamá, ves como no ha sido para tanto.)

 rosasDiana

AUDIO POEMA: CÓMO OLVIDAR

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Corazones Idiotas

Un blog de Iñaki Navarlaz

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Perderme

Enredada en un mar de palabras.

Gocho Versolari, Obra Poética

Este Blog reúne la obra poética de Gocho Versolari, poeta argentino, residente en Estados Unidos. Muchos de sus textos, están acompañados de videos con el fin de integrar la palabra a la imagen y al sonido en procura de una percepción global del mundo, producto de una mítica presente en nosotros desde nuestros inicios como humanos.

Saliendo del Papel.

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

La Pluma De Vimo

No Me Conoces, No Te Mostrare Algo Mas De Lo Que Has Visto, Vengo A Mostrar Una Forma Totalmente Diferente A Todo Aquello Que Crees O Conoces, BIenvenido ✌️🏼 Disfruta. Atte: Vimo 😉

Adrián Gastón Fares

Director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús)

Desahogos

Des-ahogos im-presindibles

Antes y después de conocerlo...

Un poco de mi... lo que muy pocos saben y lo que casi nadie se imagina!!

darecadodemi

historietas con dibujos

Songs of my soul

Pequeñas canciones de mi alma para intentar liberar las mariposas de mi mente.

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN un BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

Adolfo Pascual Mendoza

literatura, relatos, opinión, mis novelas

Sin censura

De lo que pocos hablan

Empty Words

“La coherencia es el último refugio de los carentes de imaginación”.

A %d blogueros les gusta esto: